Información para padres

RECOMENDACIONES PARA PESQUISA OFTALMOLOGICA EN NIÑOS

Una buena visión es clave para el desarrollo psicofísico del niño, el éxito en la escuela y el bienestar general. El sistema visual no se desarrolla completamente en los bebés y niños pequeños, y la igualdad de los estímulos de ambos ojos es necesaria para que el centro de la visión en el cerebro se desarrolle con normalidad. Si los ojos de un niño pequeño no pueden enviar imágenes claras al cerebro, su visión puede llegar a ser limitada de manera que no se pueda corregir más adelante en la vida. Pero si se detectan problemas a tiempo, por lo general es posible tratar de manera efectiva.

Un examen completo de los ojos puede facilitar el diagnóstico de problemas visuales. Esto implica el uso de gotas para los ojos para dilatar la pupila, lo que permite una investigación más a fondo de la salud general del ojo y el sistema visual.

Se aconseja que todo niño hasta los 14 años al que se le realice un examen visual, sea revisado por un Oftalmólogo Infantil o capacitado en detección de patología oftalmológica pediátrica.

Nos comprometemos en promover capacitaciones (incluso certificadas) en este aspecto, y promover rotaciones y/o cursos durante la formación en especialidad y ofrecerlos luego de la formación.

 

  • Recién Nacidos prematuros menores de 32 semanas de edad gestacional y/o menos de 1500 g de peso al nacer. O Recién nacidos prematuros con edades gestacionales comprendidas entre las 33 y las 36 semanas inclusive, de cualquier PN, que hayan requerido oxígeno o presenten otros factores de riesgo en algún momento entre su nacimiento y el egreso hospitalario. Deberán ser incluidos en la pesquisa de ROP siguiendo la Guía de Práctica Clínica para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la retinopatía del prematuro (ROP)18-19

 

  • En la primera semana de vida se realiza examen oftalmológico si el paciente cumple o presenta  los siguientes factores de riesgo:
  • Enfermedades maternas durante el embarazo
  • Enfermedades TORCH
  • Enfermedades heredo-familiares
  • Nacidos antes de las 38 semanas de edad gestacional
  • Nacidos en zonas de enfermedades endémicas

 

Se debe realizar evaluación de ojo externo, dilatación pupilar y fondo de ojos con gotas para ojos de tropicamida y fenilefrina, con el fin de valorar transparencia de medios y retina con oftalmoscopio binocular indirecto.

  • En niños nacidos sin factores de riesgo se realiza examen entre el nacimiento y el primer trimestre de vida.

 

Fundamental descartar patología congénita que impida el desarrollo normal de la visión y permitir tratar a tiempo para un mejor pronóstico visual.
Se debe realizar evaluación de ojo externo, dilatación pupilar y fondo de ojos con gotas para ojos de tropicamida y fenilefrina, con el fin de valorar transparencia de medios y retina con oftalmoscopio binocular indirecto.4

 

  • Todos los niños incluidos en el punto uno, dos y tres deberán ser examinados seis meses después del primer control realizado.

 

Fundamental descartar patología que impida el desarrollo normal de la visión y permitir tratar a tiempo para un mejor pronóstico visual.1-19

 

En este examen se incluirá: Test del reflejo rojo, fijación y seguimiento, motilidad ocular, fondo de ojos con oftalmoscopía binocular indirecta y esquiascopía bajo dilatación pupilar (gotas para ojos de fenilefrina y tropicamida)

  • Entre los 18 a 24 meses se debe realizar examen de refracción, test del reflejo rojo, fijación y seguimiento, motilidad ocular, fondo de ojos con oftalmoscopía binocular indirecta y esquiascopía bajo dilatación pupilar (gotas para ojos de fenilefrina y tropicamida).

 

Fundamental descartar patología prevalentes a esa edad, como retinoblastoma, estrabismo y ambliopía entre otros.1-6,7-17

 

  • Entre los 3 y 4 años, el examen se incluye motilidad ocular, test de agudeza visual con cartilla de optotipos infantiles de lejos y cerca, fondo de ojos con oftalmoscopía binocular indirecta y esquiascopía o autorrefractometría bajo dilatación pupilar. (gotas para ojos de fenilefrina y tropicamida).

 

Fundamental descartar patología prevalentes a esa edad, como ametropía, estrabismo y ambliopía entre otros.2-5-6

 

  • Entre los 5 y 6 años el examen se incluye motilidad ocular, test de agudeza visual con cartilla de optotipos infantiles de lejos y cerca, fondo de ojos con oftalmoscopía binocular indirecta y esquiascopía o autorrefractometría bajo dilatación pupilar. (gotas para ojos de fenilefrina y tropicamida).

 

Fundamental descartar patología prevalentes a esa edad, como ametropía, estrabismo y ambliopía entre otros.1-4-5

 

  • El examen se repetirá cada 2 años en niños sanos.3-6
  • En niños con patología detectada o patologías familiares el seguimiento subsiguiente quedará a criterio del oftalmólogo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website